¿Cómo incluir frutas y verduras en la dieta infantil? – Simply Natural Fruits

¿Cómo incluir frutas y verduras en la dieta infantil?

Uno de los principales retos a los que se enfrentan los padres de niños pequeños es a que ellos empiecen a comer frutas y verduras. Cuando se está haciendo la transición de la leche materna a las compotas, muchas veces los niños no aceptan los sabores o se resisten a comer y probar nuevos sabores.

 

Por eso los padres deben ingeniárselas para lograr que sus hijos coman y reciban los nutrientes que necesitan para un buen desarrollo en esta etapa que es la más importante. Los hábitos alimenticios en los niños se inician a los 3 o 4 años, cuando ya consumen en totalidad dietas sólidas y, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), es recomendable el consumo de 5 raciones de frutas y verduras al día.

 

Las frutas y verduras aportan vitaminas, minerales y fibra, así como energía y otros componentes menores pero indispensables para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Además, consumirlas de manera regular ayuda a los niños a protegerse de enfermedades debido a que reciben una fuente importante de antioxidantes y la estimulación de su sistema inmune; también mejora su metabolismo y equilibra la actividad antiviral y antimicrobiana.

 

De acuerdo a los últimos estudios, encontramos un fenómeno particular en la dieta infantil: por un lado, tenemos a aquellos niños que tienen algún grado de desnutrición y por el otro a niños que padecen obesidad. Ambos están asociados con los extremos de la mala alimentación que se da por diversas causas (falta de alimento de calidad, escasez de recursos económicos, alimentos chatarra y malos hábitos alimenticios, entre otros).

 

¿Cómo incluir las frutas y verduras en la dieta infantil?

 

Teniendo en cuenta lo que acabamos de decir, te queremos compartir unos tips y consejos para que puedas incluir frutas y verduras en la dieta infantil de manera exitosa:

  • Cuando empieces a dar comida sólida al niño, es normal que rechace ciertos alimentos y sabores y muestre preferencia por otros. Ten paciencia y ofrécele un pedazo de fruta o verdura para ir identificando cuáles les gusta más y cuáles menos. De esta forma podrás ir experimentando en recetas, así como en la frecuencia con la que le puedes ofrecer cada uno. La clave, como siempre, está en brindar frutas y verduras variadas: diferentes colores, texturas y sabores.
  • Mantén siempre disponibles frutas y verduras en cada: De esta forma evitas que el niño coma alimentos menos saludables y comida chatarra que no aporta nutrientes a su organismo. Para esta tarea, recuerda que puedes pedir tus frutas y verduras a domicilio desde la comodidad de tu hogar. Solo debes entrar a nuestra página, seleccionar tus productos y listo, nosotros nos encargamos del resto.
  • Da el ejemplo: Los padres son los principales “influencers” de sus hijos, especialmente cuando son pequeños. Muchas de las cosas que aprenden lo hacen al ver el ejemplo que los padres les dan. Por eso, no dejes por fuera de tu dieta a las frutas y verduras y anima a los pequeños del hogar a que las consuman contigo.
  • Evita obligarlos a comer frutas y verduras: Si bien es cierto que son parte importante de su dieta alimenticia, obligarlos a comer una fruta o verdura que no les gusta solo va a lograr el efecto contrario de lo que se quiere. Identifica cuáles son las que más le gustan e identifica cuáles son las que menos le gustan para que puedas experimentar diferentes presentaciones (en una sopa o crema, un jugo mixto, una salsa, paletas de helado, hervidos, crudos, puré o papilla, etc.)
  • Comer en familia: Las comidas compartidas en familia incentivan una buena alimentación, no sólo de frutas y verduras, sino de las comidas en general. Compartir la mesa con los niños no sólo representa una mayor probabilidad de que coman bien, sino que también se trabaja en los lazos familiares y en el tiempo de calidad.
  • Explícale los beneficios de las comidas saludables y balanceadas: Desde pequeños es importante mencionarles el porqué es importante una buena alimentación para que a medida que crezcan puedan tener mayor conocimiento y conciencia sobre lo que comen.
  • Fomenta la elección: Para el desayuno, almuerzo o cena pregúntale al niño qué opciones de verduras prefiere y cuál fruta será el postre del día. Con esto consigues que el niño sienta que su opinión cuenta y una vez más te dará mejores luces sobre sus gustos. esto lo puedes aprovechar para variar las recetas y el menú.
  • Pon tu imaginación a trabajar: Presentar los platos de manera divertida definitivamente va a llamar la atención de tu hijo, hará que sienta curiosidad y probablemente querrá probar eso tan novedosos que tiene en su plato. Un bosque de brócoli, una carita feliz hecha con zanahorias y maíz dulce son algunas ideas que puedes poner en práctica. Es más, ¿por qué no pedirle que él mismo cree algo en su plato?
  • Crea un menú balanceado para la escuela: En su lonchera no puede faltar un menú equilibrado con proteínas, frutas, verduras y carbohidratos. Esto les permitirá tener energía durante el día y estar bien alimentados. Además, si es posible, no dudes en incluirlos en actividades extracurriculares relacionadas a la cocina o horticultura para que vayan adquiriendo habilidades y conocimientos que les serán de valor toda su vida.
  • Mucha paciencia: Hay que ser realistas y saber que difícilmente los hijos van a aceptar todas las comidas y sabores enseguida. Muchas veces van a mostrar rechazo ya sea al sabor, textura u olor. Si esto sucede, no debemos recurrir al castigo y tampoco desistir de la idea de darles esa fruta o verdura que no les gustó. Muchas veces los pequeños deben ver ese alimento varias veces antes de demostrar algún tipo de interés.

 

¿Por qué a los niños no les gustan las verduras?

 

No es novedad que a los niños les gusten más las frutas, especialmente aquellas de sabor dulce. La razón es porque las verduras tienen un sabor más fuerte y a veces más amargo que las frutas. Se dice que el gusto dulce es innato, mientras que los sabores ácidos, salados y amargos se aprenden; por eso la mayor facilidad en que consuman frutas por sobre los vegetales.


Aunque no sean las favoritas de los pequeños, las verduras son indispensables para su óptimo desarrollo. Las verduras contienen una gran cantidad de elementos nutritivos; son ricas en vitaminas A y C, son fuente importante de minerales como el magnesio, el potasio, el calcio o el hierro. De igual manera contienen fibra que promueve un buen tránsito intestinal y también contienen porcentajes de agua que brindan hidratación al cuerpo.

 

Alimentar con frutas y verduras a los niños no siempre será tarea fácil. Hagamos una pausa y pensemos en nosotros mismos, ¿nos gustan todas las frutas y todas las verduras? probablemente la respuesta sea no. Sin embargo, con los años hemos ido entrenando nuestros paladares y hemos podido encontrar formas de comer aquellas cosas que no nos gustan tanto pero que son necesarias para promover nuestro buen estado.

La constancia y una buena educación alimentaria son importantes para llevar una dieta equilibrada desde pequeños y asegurarnos de un buen desarrollo a lo largo de nuestra vida.

 

Esperamos que estos consejos sean de utilidad para ti y no dejes de pedir tus frutas y verduras online con nosotros. Estaremos más que felices de ser parte de tu mesa y tus comidas con nuestros productos frescos y deliciosos.