¿Cómo congelar las frutas y verduras correctamente? – Simply Natural Fruits

¿Cómo congelar las frutas y verduras correctamente?

Aunque no hay nada mejor y más rico que las frutas y verduras frescas, muchas veces por tiempo, practicidad o para evitar que se dañen la mejor alternativa es congelarlas. Si bien es verdad que no quedarán igual ni se podrán comer de la misma manera, definitivamente es una alternativa que nos ayuda a conservar por mayor tiempo nuestros alimentos.

 

El congelador puede ser un gran aliado en nuestra cocina: podemos preservar desde carnes y mariscos hasta muchos tipos de frutas y verduras, decimos muchos porque no todas son adecuadas para congelar. Por eso en nuestro blog te contamos cómo congelar las frutas y verduras correctamente para sacarles el máximo provecho. ¡No dejes de leerlo!

 

Lo que debes saber…

 

Antes de congelar las frutas y verduras, hay pasos previos que se recomiendan seguir para hacerlo de manera correcta y evitar que se “quemen” con el frío, así como evitar que pierdan sus propiedades nutricionales.

 

  1. Las frutas y verduras deben estar en excelente estado antes de ser congeladas: No va a servir de mucho tratar de congelar alimentos demasiado maduros o a punto de dañarse. Lo ideal es que estén en buen estado para que se puedan conversar por más tiempo.
  2. ¿Es recomendable picarlas? Por temas de espacio y comodidad, es recomendable picar las frutas y verduras. De esta forma será más fácil guardarlas en los recipientes y en porciones para evitar el desperdicio de alimentos. Cuando vayas a cortar tus alimentos, recuerda usar tablas y cuchillos limpios para evitar la contaminación cruzada y lavarlos entre cada procedimiento.

 

 

VERDURAS: Escaldado o blanqueado

 

Este procedimiento ayuda a conservar la textura, consistencia y, sobre todo, los nutrientes. El escaldado o blanqueado de verduras consiste en hervir agua y sumergir los vegetales (no aplica para todos) en un período corto de tiempo de uno o dos minutos, para luego secarlas y posteriormente guardarlas en el congelador.

 

¿Para qué sirve esta técnica? para detener los procesos químicos que deterioran los alimentos con el pasar de los días. Hay que tener presente que una vez congeladas, la gran mayoría de las verduras o vegetales, no volverán a tener la misma textura cuando se descongelen, por eso lo ideal es congelar verduras que se puedan hervir estando congeladas como el brócoli, la coliflor, la zanahoria, los petit pois, la mazorca, etc.

 

Vegetales como la lechuga, el tomate, los pepinos, entre otros, a pesar de que se pueden congelar, no van a tener la misma textura, color y sabor si se descongelan, por lo cual es recomendable que se consuman frescos para no alterar todas sus bondades.

 

El pimiento y la cebolla se pueden congelar sin pasar por el proceso de escaldado o blanqueado, solo basta con picarlas y guardarlas. Lo mismo sucede con las hierbas como albahaca, romero, tomillo, orégano y otras.

 

 

FRUTAS: Un buen lavado

 

En el caso de las frutas el proceso es más sencillo: basta con darles una buena lavada con agua fría y secarlas muy bien. De igual forma, deben estar en excelente estado; ni muy verdes ni muy maduras.

 

Los frutos rojos como las fresas, frambuesas, arándanos y moras son de las mejores frutas para congelar y además no es necesario cortarlas; basta con lavarlas y secarlas bien y estarán listas para el congelador.

 

La sandía, el melón, la piña y la papaya también son muy buenas para congelar, pero en su caso hay que pelarlas antes y cortarlas en pedazos para mayor comodidad. A los duraznos se recomienda pelarlos, cortarlos y ponerles unas gotitas de limón o un poco de azúcar y en el caso de los cítricos como la naranja, mandarina o limón lo ideal es congelarlas en gajos.

 

Por su textura, frutas como manzanas y peras no son las más aptas para congelar debido a su textura, pero si aun así deseas hacerlo, lo recomendable es guardarlas como compota. El banano puede ser pelado y cortado o también como compota, de ambas maneras se puede congelar.

 

Al pasar por un proceso de congelación, evidentemente las frutas y verduras no vuelven a su estado original, por eso cuando las congelemos debemos saber que su uso será ideal para cremas, sopas y salsas en el caso de las verduras y para batidos, jugos, helados, postres y otros para las frutas.

 

Ya sean frescas o congeladas, debemos sacarle el máximo provecho a las frutas y verduras; son una fuente importante de nuestra alimentación